Consejos para limpiar deportivas

Meter tus zapatos deportivos a la lavadora está claro que es una opción fácil y cómoda para limpiar tus deportivas, pero con resultados poco deseables. Sin embargo, dedicarle tan solo unos minutos a esta tarea cada varios meses, supondrá el claro alargamiento de la vida útil de tus deportivas: se conservará durante más tiempo su color original y su estructura y ergonomía. Lleva a cabo estos consejos para limpiar tus deportivas:

Cómo limpiar las deportivas a mano

1. Para limpiar las deportivas tienes, en primer lugar, que retirar los cordones y las plantillas del interior. No pasa por meter estos dos elementos en la lavadora, aunque también puedes lavarlos con tus propias manos: déjalos en remojo dentro de un cubo varias gotas de jabón y agua.

2. Solo necesitarás un cepillo de dientes para limpiar el zapato, nada más. Humedécelo en otra mezcla de jabón y agua y frota poco a poco todas las partes de la deportiva: lengüeta, suela, talón, punta…

3. Prepara ahora otro recipiente con una mezcla basada en vinagre y bicarbonato de sodio: dos productos habituales en cualquier casa. Unta esta eficaz masa casera en aquellas zonas de mayor suciedad incrustada para, acto seguido, frotarla con el mismo cepillo usado anteriormente pero en seco.

4. Hasta aquí cómo limpiar las deportivas por fuera. Ahora toca abordar lo de dentro de la misma manera que al principio: con el cepillo mojado de agua y jabón, frota a conciencia. Y para acabar, cubre todo el interior con rollo de papel de cocina para que absorba el exceso de humedad. Con tres o cuatro capas será más que suficiente.

5. Mientras se absorbe el agua de dentro de las deportivas, toca volver a las plantillas y los cordones que estaban en remojo. El cepillo volverá a ser tu aliado, con agua y jabón, para eliminar cualquier resto de suciedad que todavía quede y quitar cualquier exceso de humedad existente. Si estuvieran extremadamente sucias, opta entonces por frotar con la mezcla basada en vinagre blanco y bicarbonato de sodio.

6. Este es el último paso en el fácil proceso de limpiar las deportivas a mano y en tu propia casa: quita todas las capas de humedecidas de papel de cocina y déjalas secándose en un sitio seco pero en el que en ningún caso llegue la luz directa del sol, pues este podría perjudicar las uniones termofusionadas de tus zapatillas de deporte.

Limpiar las deportivas con sprays

Otra forma de limpiar las deportivas es mediante el uso de sprays específicos para limpiarlas en seco: evitarás deformarlas. Es más, existen algunos tan avanzados en el mercado que además de limpiar crean una invisible banda protectora que evita que las partículas de la suciedad se queden pegadas a las fibras del tejido.

Qué hacer si están extremadamente sucias

Si tus deportivas están muy embarradas porque, por ejemplo, has corrido por caminos de tierra en plena lluvia, o, nunca antes las has lavado, sigue estos sencillos pasos que conseguirán que tus zapatos deportivos queden tan relucientes como el primer día:

1. Llena un bol grande con agua y jabón para limpiar las deportivas, tan solo en remojo, durante unos diez minutos aproximadamente. Quita cordones y plantillas.

2. En un segundo recipiente prepara una mezcla de vinagre de alcohol y bicarbonato de sodio. Con un cepillo de ropa, en esta ocasión, frota con fuerza tanto la parte externa como interna de tus deportivas. Sigue las mismas indicaciones con las plantillas y cordones retirados con anterioridad al paso uno.

3. Así de sencillo es limpiar las deportivas que estén tan sucias que incluso pienses que no tienen solución. Finaliza dejándolas secar en un sitio interior con óptima ventilación. Si quieres que se sequen de forma rápida, ponlas orientadas en un ángulo de 45 grados, así se escurrirán y estarán listas para ser de nuevo usadas mucho antes.

Aspectos a tener en cuenta

Para dejar bien blancos el sistema de amortiguación y la media suela, usa pasta de dientes en un cepillo y frótalo a conciencia. Truco infalible para blanquear tus deportivas preferidas.

Jamás se te ocurra, tras limpiar las deportivas en la lavadora o a mano, ponerlas a secar muy próximas a radiadores o estufas: es muy probable que quede alterada su morfología adecuada y original.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.